Análisis, control y consecución de objetivos con la ayuda de los KPI del ciclista


Posiblemente habrás oído hablar de los KPI (Key Performance Indicator) y de la importancia que tienen para que un negocio tenga éxito.


Para evaluar cuidadosamente, observar y medir aquello más esencial en un negocio hay que partir de los indicadores clave de rendimiento (KPI).

El entrenador que vive de ello, freelance o microempresa, se dedica a dar servicio y a satisfacer necesidades aplicando conocimientos, por lo que debe de cuidar todos los detalles para conseguir el éxito y éste, en muchas ocasiones, puede depender de una buena gestión de las KPI y de la relación entre la mismas.


El entrenador debe de saber identificar de forma clara, según momento, especialidad, objetivos y características del ciclista, cuales son los elementos clave para conseguir el objetivo y alcanzar así el éxito deseado, dejando de lado todo aquello que pueda resultar poco relevante.


Los KPI se convierten en una gran ayuda para el entrenador y el ciclista, ya que se focaliza en aquellos indicadores más importantes, evitando saturar al ciclista con demasiada información.


Gracias a todos los avances tecnológicos, los entrenadores tenemos ahora mismo una serie de herramientas que nos proporcionan multitud de datos (métricas-indicadores-parámetros), que nos permiten el seguimiento y control del ciclista de forma mucho más rigurosa. Podría poner una gran lista de todos estos indicadores y probablemente me quedaría corto, porque hay tantos, que a veces en vez de facilitar pueden empeorar el panorama.


La planificación y la medición son esenciales para que tu ciclista alcance el éxito. Evaluar cuidadosamente las estrategias y sus resultados permite corregir errores, detectar nuevas opciones, anticiparse a los rivales y tomar las mejores decisiones en cada momento. Para llevar a cabo todo este proceso hay que partir de los indicadores clave de rendimiento, saber relacionarlos y aplicarlos en su justo momento.


Veamos pues la diferencia entre KPI y Métricas


En el ciclismo podemos medir tantas cosas que muchas veces no sabemos distinguir cuales son las métricas más relevantes para cada situación, por eso es fundamental saber distinguir la diferencia. Una métrica al final es un número, una medida que te puede enseñar la evolución que está sufriendo, pero no tiene porqué ser clave en el rendimiento del ciclista y aquí está la diferencia, todos los KPI son métricas, pero no todas las métricas son KPI.


Los KPI serán las métricas más importantes para cada momento y situación y con ellas mediremos el estado y la evolución del ciclista. KPI y métricas son conceptos relacionados entre sí, pero que son distintos a la hora de ser utilizados e interpretados.


Si cogemos datos aislados de distintos ciclistas en un momento dado de la temporada, como su FTP, W/K, FRC o VO2max, por citar algunos, queriendo analizarlos por separado, sin entender si van a ser o no de utilidad para mi ciclista según necesidades y objetivos, muy posiblemente podemos hacernos “un gran lio”.

Un indicador que en el inicio de la temporada puede ser muy relevante, considerándolo un KPI, a mitad de temporada, en plena competición se puede convertir en, simplemente, una métrica más. Un indicador que es muy relevante para un ciclista lo puede ser muy poco para otro.


Mover 5W/K, tener un FTP de 300w o un VO2max de 65 ml/Kg/min en distintos ciclistas, sin tener en cuenta nada más, es una buena información, pero no la tenemos toda. Lanzamos virtudes o fortalezas de un deportista sin entender que estos datos a solas, en ocasiones, pueden tener poca validez para el objetivo final. Nunca el entrenador puede tomar decisiones a partir de un solo cálculo.


En el entrenamiento de ciclistas existen las “super métricas” y de cada una de ellas surgen otras nuevas métricas, que a la vez se relacionan entre si y que a solas, en muchas ocasiones, tienen poco sentido. Por ejemplo, si hablamos de un TSS en concreto para determinar la carga de un entrenamiento, sin hacer un análisis del mismo por partes, segmentando la sesión y a la vez observando otras métricas como IF, NP, nunca podremos sacar buenas conclusiones.


Si piensas que un buen W/K puede ser igual de importante para todo tipo de ciclistas, posiblemente te estarás equivocando. Tener un VO2max puede ser importante para un ciclista, pero este dato aislado no nos dice demasiado para ver hasta donde puede llegar el ciclista, ya que posiblemente lo que nos interesará será el tiempo que es capaz el ciclista de aguantar una intensidad elevada a un elevado porcentaje de este VO2max y a la vez estar atentos a la potencia aeróbica máxima del ciclista. Por tanto, tendremos que observar otras métricas y saber con que ciclistas trabajas para poder considerar estos datos KPI.


Las métricas deben de considerarse regularmente, incluso diariamente ya que se relacionan con el rendimiento del ciclista. Si como entrenador trabajas con una métrica en concreto y obtienes resultados en las competiciones, entonces quizás la deberías considerar como un KPI.


Hay una gran relación entre los dos conceptos, pero hay que saber diferenciarlos, las métricas respaldan los KPI y los KPI respaldan los objetivos de rendimiento final del ciclista.


Medir todo en ciclismo significa que realmente no estás midiendo nada.

  • KimForteza Coach
  • kimForteza Coach
  • KimForteza Coach
Copyright   kimforteza.com